A MI HERMANO ANTONIO (2011)

Antonio Calzada González nace en Topas, Salamanca, en el seno de una familia numerosa, es el cuarto de diez hermanos.
Pasado el servicio militar,  es de esa generación que necesita emigrar para conseguir mejores condiciones de vida. Llega a Mallorca de la mano de sus hermanos mayores que ya en el año sesenta y dos habían emprendido el camino de la emigración.
 Cuando llega a la isla con más de veinte años, ya tiene a sus espaldas una vida laboral en el campo, dura,  difícil, llena de adversidades, trabaja en diferentes fincas del municipio de Topas, siendo Villanueva de Cañedo la que le da mayor conocimiento sobre el ganado bravo y los caballos, de ahí nace su afición a las corridas de toros. Todo esto, más una familia extensa hace que se forje el carácter aparentemente fuerte, tímido, e inquieto a la vez que, todos conocimos. Era amable, amante de su familia y, amigo de sus amigos.
Luchador y trabajador no se achica cuando llega a un lugar totalmente desconocido, su primer trabajo es; en la antigua compañía de servicios de maletero del aeropuerto, después pasa a trabajar con algunos de sus hermanos en la albañilería, pero un problema de salud en  la piel le   impide seguir con esta actividad.
Ya casado decide junto con su mujer abrirse camino en el mundo de la hostelería, y lo hace con humildad, abriendo un bar en la barriada donde vive. Durante unos cuantos años, su mujer y él trabajan duramente. Más adelante se trasladan a una travesía de la Calle Sindicato, donde empiezan a dar comidas y tapas. Horas de trabajo es el día a día de la pareja, pero consiguen prosperar y así abren el Mesón Salamanca en la Calle San Jaime (Travesía De Jaime III). Es consciente que el trabajar duro tiene que seguir siendo su lema.
 Poco a poco se incorporan al negocio los dos hijos que tienen, que con la figura del padre a la cabeza, entran  ideas nuevas y amplían el negocio progresivamente hasta lo que es hoy en día.
Los sesenta y nueve años de Antonio no han sido fáciles, los ocho últimos han sido una constante lucha por la vida y, lo ha hecho haciendo honor a su carácter. Su mujer y sus hijos han sido un ejemplo de ayuda y cuidados, y esto el resto de la familia lo agradecemos.
Quienes te conocíamos te recordaremos tal y como eras, como todo ser humano con luces y sombras.
Yo particularmente quiero recordar las luces que desde muy pequeña dejaste en mi memoria, y en la del resto de las hermanas. Solo tú y nosotras sabemos de esos momentos y son los que queremos recordar.
Siempre estarás entre nosotros.
                                                María  Calzada González

1 comentario:

  1. Te doy mi cariño y mi apoyo, espero que el tiempo haya guardado tus sentimientos en un rincón especial y te haya dado sanación a tu dolor, te entiendo pues he perdido tres de mis hermanas en los últimos tres años. Un fuerte abrazo y que todos estén bien.

    ResponderEliminar


GRACIAS POR LA VISITA Y LOS COMENTARIOS.

Páginas vistas en total